VOTO INDEPENDIENTE

Pagina de un Lector Independiente que Apoya A Guillermo Moreno

Callejón sin salida y Video de la OTTT

Posted by guillermomorenopresidente en marzo 18, 2009

guillermo-morenoMenos de un treinta por ciento de la población aprueba la gestión de gobierno del Dr. Leonel Fernández, cuando apenas cumple siete meses de su tercer período gubernamental.
Este es un mal gobierno y la ciudadanía se siente atrapada y progresivamente le pierde respeto a su autoridad, por demás cuestionada por valerse de los recursos públicos para imponer la reelección.
Es un gobierno incapaz e indolente frente a los problemas elementales de las comunidades como falta de agua, arreglo de calles o carreteras; que permite la especulación con los precios de los alimentos o la aplicación fraudulenta de la ley que regula el precio de los combustibles.
Este pésimo gobierno sigue privilegiando los megaproyectos y el endeudamiento externo y no tiene estrategia efectiva para enfrentar la inseguridad pública y el narcotráfico, en evidente auge.
Lo que más irrita a la gente es la indiferencia del presidente frente a los niveles de corrupción o ante los elevados sueldos que se han asignado sus altos funcionarios o por llenar la administración pública de botellas y nominillas, al tiempo que le niega un aumento de salarios a maestros, policías, militares, médicos y enfermeras, entre otros.
Ante un gobierno incapaz, indolente y corrupto, montado en un Estado infuncional y excluyente, es natural que el pueblo recurra a la protesta para exigirle cumplir con sus responsabilidades.
Por todo el país crece, minuto tras minuto, la protesta de comunidades y de distintos sectores sociales, siendo este el recurso con que finalmente cuenta la gente para defender su derecho a alcanzar un mínimo de dignidad en sus vidas.
Pero los movimientos de protesta pueden resultar frustratorios cuando la gente, lejos de mejorar sus condiciones de vida, a causa de las protestas ve aumentar sus sufrimientos o cuando las mismas son aprovechadas por negociantes de la política de partidos tradicionales en la oposición.
El gran reto que se plantea es cómo evitar que la protesta se convierta en un callejón sin salida para el pueblo y las comunidades y en una frustración más.
Los movimientos de protesta, por tanto tienen sentido si efectivamente contribuyen a mejorar las condiciones de vida de la gente, sus niveles de conciencia política y fortalecen su poder.
La protesta cívica tiene que verse pues como parte del proceso de ruptura de la gente con el engaño a que lo someten tanto los negociantes de la política que gobiernan como de los que hacen oposición y son co-responsables del actual estado de cosas.
La protesta cívica tiene que verse como parte del proceso de conversión de la gente en sujeto consciente de su propia causa y en fuente para el desarrollo de los liderazgos ciudadanos en las comunidades y sectores sociales en lucha.
La protesta cívica tiene que fortalecer el poder local en las comunidades de base y dar lugar a procesos de liberación de la gente de la tutela que ejercen los partidos tradicionales con sus políticas clientelistas, asistencialistas y demagógicas.
La protesta cívica, la movilización ciudadana, el paro cívico, la huelga o la desobediencia civil constituyen un proceso en el cual la acción de protesta es un resultado y no un punto de partida.
Hay que educar a la gente en el sentido de que la acción de protesta es un derecho ciudadano valido y que se recurre a él por el incumplimiento del gobierno de sus responsabilidades y el irrespeto de derechos fundamentales constitucionalmente garantizados.
Hay que estimular a la gente en las comunidades a reunirse y hacer encuentros o asambleas participativas y deliberativas donde se discutan los problemas y se identifique con claridad las reivindicaciones concretas que motiven la acción de protesta.
Es necesario que la gente o sector elija los coordinadores de las protestas y que éstos den la cara y asuman públicamente la responsabilidad puesta a sus cargos.
Es necesario que la gente o sector luego de deliberar apruebe las acciones de protestas que se van a impulsar.
Las acciones de protestas son de carácter cívico y pacífico y se deben adoptar medidas que lo aseguren.
Es imprescindible luego de cada jornada y antes de continuar, reunir a la gente a reflexionar y evaluar los resultados y cada quien rinda cuenta de sus responsabilidades.
Es necesario que la gente comience a sentir y a vivir la fuerza de su unidad y de su soberanía.
Mucha gente no se da cuenta que estos momentos estamos montados en el lomo de un proceso que va a producir un cambio de rumbo en el país.
Por eso es tan importante estimular los procesos de toma de conciencia de la gente, sus niveles de organización en la base,   el desarrollo de los liderazgos naturales en las comunidades y sectores, la identificación y ruptura con los negociantes de la política y sus métodos, y sobre todo la articulación de todos los que nos identificamos en la necesidad de que se produzca un cambio.
Cada vez somos más los que asumimos el compromiso de convertir el actual estado de cosas, junto a la crisis que se nos viene encima, en una oportunidad para desplazar a los negociantes de la política de la dirección del Estado, y esta vez el pueblo encuentre la salida al callejón en que nos han metido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: